El pasto azul
(Ediciones Último Reino, 1996)

Reflexión luego de leer el tercer libro de Cristian Aliaga: la poesía es una herramienta de lo extremo. Y es también una exigencia de lo extremo. Exigencia y experiencia van así unidas y, esto que es necesario para todas las artes, en el caso de la poesía es una experiencia y exigencia del lenguaje. El poeta debe experimentar en el lenguaje porque es exigido por lo extremo(…)
(…)Cristian Aliaga llega a su tercer libro con las manos vacías  con las manos llenas. Como poeta de raza, hijo del lenguaje y de la carne, este Pasto azul condensa su virtud y su miseria. La virtud es un uso del lenguaje donde nada queda librado al azar. Su miseria es la de los ángeles caídos que, como Dante, como Blake, de las tinieblas hacen sombra o luz. “ Lo que esta arriba es como lo que esta abajo”, repitieron los románticos. Pasto azul.
Victor F. A. Redondo