Los “bárbaros”. Ha dicho Haroldo de Campos que la cultura europea ha tenido que aprender a convivir con los “bárbaros alejandrinos” –
Borges, Paz, Lezama Lima y Guimaraes Rosa, por ejemplo–. La clave de esos latinoamericanos universales ha sido la operación de devorar, resintetizar y digerir. Ésa operación antropofágica ocurre hoy como embrión en la Patagonia. “Toda reducción mecanicista, todo fatalismo autopunitivo según el cual a un país (o región) no desarrollados económicamente debería corresponder, por reflejo condicionado, una literatura subdesarrollada, siempre me pareció falacia de sociologismo ingenuo”. dice De Campos. La antropofagia concebida por Oswald de Andrade implica la devoración crítica del legado cultural universal, que al igual que los productos de la tradición de viajeros europeos a la Patagonia debe ser elaborado no (repito, no) a partir de la perspectiva sumisa y reconciliada del “buen salvaje”, sino según el punto de vista insolente del “mal salvaje”, devorador de hombres blancos, antropófago. He aquí los renegados.

Tumultos. Con módica ironía, podemos decir que todo escritor tiene una frasecita sobre la Patagonia, cuando no un ensayo o un libro. En sí misma, esa práctica sólo depende de la calidad de los escritos. Todavía personajes como el Enrico de Claudio Magris siguen preguntándose si es preciso “ir a la Patagonia, donde no suceden las cosas”. Sin embargo, “escribir hoy -remata De Campos– en América Latina como en Europa, significará cada vez más, reescribir, remasticar. Hace mucho que los vándalos cruzaron las fronteras y arman tumulto en el senado y en el ágora, como presagia el poema de Kavafis. Que los escritores logocéntricos...se preparen para la tarea cada vez más urgente de reconocer y redevorar el tuétano diferencial de los nuevos bárbaros de la politópica y polifónica civilización planetaria”. Los “nuevos bárbaros” de Chubut escriben sus obras en silencio y polemizan en voz alta. Una breve antología no podría prescindir de Liliana Ancalao, Diego Angelino, Debrik Ankudovich, Blas Cáceres, Andrés Cursaro, Marcelo Eckhardt, Rubén Gómez, Juan Carlos Moisés, Martín Pérez, Claudia Prado, Giovanna Recchia, Claudia Sastre, Jorge Spíndola, Ariel Williams.